Cinco Claves para Mantener una Piel Radiante

El año 2020 ha sido muy complicado para todos. La pandemia y las reglas de sana distancia han limitado mucho nuestras oportunidades de salir, de arreglarlos y de mostrar nuestra mejor versión, ¿pero quién dice que por eso no podamos lucir una piel brillante e impecable en la vida cotidiana? Para muchas, los meses de pandemia han sido de gran ayuda para que su piel descanse de tanto maquillaje, rayos ultravioleta, contaminación y estrés oxidativo. Sin embargo, es importante recordar que una rutina de skincare constante es la clave para mantener una piel saludable. Si sientes que le falta luminosidad a tu rostro y que no puedes grabar tus historias sin el filtro “Healthy Glow” de Instagram, sigue leyendo.

1.- Exfolia

La exfoliación es el proceso mediante el cual se retiran las células muertas de la superficie de la piel. Esto se logra “puliendo” la piel en un proceso que retira impurezas y promueve la regeneración celular para lograr ese glow natural que todas queremos. Hay distintos tipos de exfoliación, pero la que hoy te recomendamos es la exfoliación mecánica, que es la que nos realizamos con productos principalmente con texturas granulosas, sea a base de azúcar, arenas, semillas u otros materiales ideales para “pulir” la piel.

Utiliza un scrub de una vez por semana si tienes la piel muy seca o sensible. Utilízalo dos veces por semana en caso de tener la piel de normal a grasa. La exfoliación es clave para que la piel esté en condiciones para recibir de mejor manera los tratamientos faciales y evitar la acumulación de partículas microscópicas que obstruyen los poros, provocando puntos negros, brotes y opacidad. Recuerda hacerlo con movimientos suaves (no hay necesidad de poner mucha presión) y circulares por todo tu rostro, cuello y escote.

2.- Añade Vitamina C

Sí, sabemos que lo primero que se te vino a la mente fue un jugo de naranja, pero esta vez nos referimos a incluir productos de skincare en tu rutina de cuidado diario, como un suero o una crema facial (asegurándote que tenga al menos 10% del activo).

La vitamina C es un gran antioxidante que aporta luminosidad, firmeza y elasticidad ayudando:

1) a combatir los radicales libres y el estrés oxidativo,

2) a desvanecer las manchitas y las líneas finas, y

3) a promover la regeneración celular y la síntesis de colágeno.

Definitivamente uno de los mejores ingredientes para la piel.

Añade Vitamina C

3.- Cuídate del sol

Ya sabemos que los rayos UV-A y UV-B provocados por el sol, son los principales causantes del envejecimiento prematuro: manchitas, arrugas, deshidratación, opacidad. Así que si quieres mantener tu piel joven, saludable y radiante, evita exponerte al sol; y si lo vas a hacer, utiliza un protector solar facial para minimizar el daño. Créenos que sabemos lo cool que se ve la piel bronceada, pero en el largo plazo, es mejor evitar la exposición directa al sol y utilizar productos de maquillaje para lograr ese efecto bronzed que tanto deseas. Cuidar tu piel del sol es una excelente decisión si tomas en cuenta que, el daño que le hagas hoy a tu piel, afectará directamente su salud y su apariencia en años subsecuentes.

Cuídate del sol

4.- Masajea

Tenemos más de 30 músculos faciales y a veces sólo necesitamos un ligero masaje para relajar el rostro y adquirir una apariencia mucho más fresca y descansada. Hoy en día tenemos muchas opciones de rollers y masajeadores, como el Gua Sha, que se han vuelto un elemento clave para consentir y darle una mejor apariencia a la piel. La buena noticia es que ya los puedes encontrar casi en cualquier lado y son tan fáciles de usar que únicamente debes dedicarle un par de minutos en tu rutina diaria.

Un tip que te doy, es meterlos en el refrigerador para que el frío del cuarzo, jade, o el material que elijas, actúe como desinflamatorio. También puedes hacer gestuales de aplicación con tus productos de skincare en la mañana y en la noche: aplica tu suero con las palmas de los dedos, dando ligeras presiones que vayan de adentro hacia afuera y de abajo hacia arriba; y en la frente, de la ceja a la línea del pelo. La crema facial aplícala de igual manera, pero acaba “barriendo” el producto hacia las sienes con una ligera presión. Piensa que se trata de un masaje para tus mejillas. Estos son movimientos de drenaje linfático que disminuyen la retención de líquidos y promueven la circulación en la sangre. 

5.- Duerme

Suena cliché, pero no por nada el famoso Beauty Sleep es una de las cosas más recomendadas en consultas cosméticas y en la vida en general. Dormir es delicioso, pero debemos ver este acto, más allá del descanso, como una muestra de amor propio y como un paso esencial en nuestra rutina de belleza. Durante la noche, las células del cuerpo se regeneran logrando recuperarse de todas las agresiones a las que nos expusimos durante el día, incluyendo la desvelada, el sol, la contaminación, el estrés, la ansiedad, la alimentación, el cigarro, alcohol, etc. Por eso, el skincare nocturno es súper importante, ya que permite que los activos e ingredientes de nuestros tratamientos, penetren y las células los reciban, cumpliendo más eficazmente su principal objetivo de cuidar y mantener joven nuestra piel (he aquí un excelente momento para integrar un suero de vitamina C).

Nunca, por favor, nuuunca, te vayas a dormir sin lavarte la cara y aplicarte tus tratamientos nocturnos. Aunque no te hayas maquillado, la limpieza facial en la noche es esencial para conservar un rostro saludable y amanecer con la piel luminosa.

Leer más

Prevén Líneas de Expresión con 3 Sencillos Hábitos

Prevén Líneas de Expresión con 3 Sencillos Hábitos

Date las Buenas Noches con tu Mejor Cara

Date las Buenas Noches con tu Mejor Cara

Comentarios

Sé el primero en comentar